De nuevo un placer compartir con quienes sienten inquietud por crecer y transformase como seres humanos para poder darles lo mejor a sus hijos. Un caso lo de Pradejón que me llama poderosamente la atención ya que la audiencia en estas charlas marcan la  diferencia. Se llenó la sala y eso es muy gratificante.

Gracias por vuestra acogida y gracias por vuestra atención y escucha. Espero volver a disfrutar de esa energía tan cálida y positiva que desprendéis.