Una de las experiencias más brutales, intensas y emocionantes de la vida de Ángel Maestre se produjo ayer en la charla sobre crecimiento personal y superación que impartió en el Centro Penitenciario de Zuera, en Zaragoza.

Un salón abarrotado de internos e internas donde todo era verdad, la preguntas, las respuestas, no había nadie que escondiera su alma.

Gracias a Samanta García, psicóloga del centro, por su confianza y atrevimiento para celebrar una charla que ha quedado grabada a fuego en el alma de nuestro experto, Ángel Maestre.