Los actores dejan una huella duradera. Son capaces de hablar con naturalidad y fuerza, aunque estén interpretando un guión. Proyectan una personalidad y liberan el poder de la imaginación. Los actores analizan y representan un papel a la perfección. Mantienen la calma cuando hay cientos de ojos fijos en ellos. Tienen a su disposición técnicas físicas y vocales para maximizar la efectividad de sus dotes comunicativas. Están especializados en conectar con su audiencia. Y lo que es más importante: saben que, la confianza en uno mismo y la capacidad de comunicarse bien, se obtienen con la práctica.

Independientemente del discurso, la persona sacará su mejor orador mediante el dominio de las habilidades dramáticas.

Este taller mejora la capacidad de comunicación en público, trabajando las herramientas emocionales. Esta técnica es válida no sólo para hablar ante una audiencia, sino también para cualquier comunicación cuyo objetivo sea transmitir un mensaje concreto de manera efectiva.

El alumno debe traer preparada una ponencia sobre un tema que le afecte, le conmueva, que sienta como suyo y quiera expresarlo en público. Este texto puede ser un guión teatral, de creación propia, relacionado con su trabajo o de carácter personal. La temática es libre. La duración debe ser de entre 2 y 3 minutos. Respetar el tiempo es de máxima importancia.

El curso tiene una duración total de 12 horas, reapartidas en 3 sesiones, los días 13, 14 y 15 de enero de 15.00 a 19.30 horas.

Más información: https://eventos.comillas.edu/42439.html